La integración en la nube es ya una realidad, a pesar de que todavía conviven con muchas soluciones locales e incluso soluciones híbridas.

¿Cómo determinará qué necesitas y qué enfoque elegir?

Aplicaciones basadas en la nube

Las aplicaciones basadas en la nube proliferan a medida que las empresas adoptan el software como servicio (SaaS) como forma de trabajar, colaborar y generar valor.

Al mismo tiempo, la cantidad de opciones disponibles en el mercado para integrar estas aplicaciones entre sí y con los sistemas locales está creciendo.

Como consecuencia, la integración en la nube ha pasado a ser una de las prioridades de cualquier responsable de IT o propietario de una empresa en pleno proceso de digitalización.

Según Gartner, en 2021, más del 75% de las organizaciones de tamaño mediano y pequeño, habrán adoptado una estrategia de IT multicloud o híbrida.

Aunque todo parece muy fácil en el papel, y la nube capaz de soportarlo todo, hay un precio que pagar: la descentralización.

En palabras de Kevin Matheny, analista director senior de Gartner, la descentralización propia de la nube “supone un desafío a la hora de integrar aplicaciones como, por ejemplo, optimizar los procesos de negocio o conseguir acceso en tiempo real a los datos de varios sistemas y proveedores”.

Por eso, tan importante es conseguir las mejores integraciones en la nube como acertar con el enfoque que permita maximizarlas, ya que no hay una sola forma de lograrlo.

Integración en la nube

Enfoques de integración en la nube

Cada empresa es un mundo, y no siempre podemos encontrar una única solución que se pueda aplicar a todo el mundo. Considera los siguientes enfoques de integración en la nube antes de decidirte por nada.

Enfoque 1: Software de plataforma de integración en la nube

El software de la plataforma de integración funciona mejor cuando se necesita administrar una gran cartera de integraciones y los datos deben transformarse o modificarse cuando pasan entre las aplicaciones. 

Su competencia principal es la capacidad de manejar integraciones complejas.

Enfoque 2: iPaaS

La plataforma de integración como servicio (iPaaS) ofrece una funcionalidad similar al software de la plataforma de integración, pero como un servicio en la nube alojado. 

Es una mejor opción para las organizaciones que buscan externalizar los aspectos operativos de integración, pero tiene una funcionalidad más limitada para integrarse profundamente con las aplicaciones locales.

Enfoque 3: Herramientas para proveedores de SaaS, integración en la nube

Muchos proveedores de SaaS ofrecen integraciones listas para usar, y hay terceros que proporcionan extensiones o complementos que permiten una fácil integración entre aplicaciones. 

Este enfoque funciona bien para usuarios no técnicos, ya que es fácil de implementar y actualizar. Sin embargo, hay un precio a pagar: no son tan flexibles y cedes el control a un tercero.

Enfoque 4: Código personalizado de integración en la nube

Los equipos de desarrollo internos de la empresa siempre pueden crear una integración directa entre sistemas, ya sea como una aplicación independiente o dentro de una de las aplicaciones que se integran. 

Aunque el código personalizado se puede adaptar específicamente a las necesidades de integración, el conjunto de habilidades para ejecutar dicho proyecto puede no estar disponible en tu empresa.

Enfoque 5: fPaaS

Algunas empresas están aprovechando las plataformas de funciones como servicio (fPaaS) para ofrecer un conjunto personalizado de capacidades de integración. 

Este enfoque crea un conjunto de integraciones en lugar de una sola. El uso de este enfoque requiere una habilidad sustancial con el desarrollo de software orientado a funciones y arquitecturas nativas de la nube.

¿Has tomado alguna decisión sobre qué enfoque de integración en la nube te conviene más? ¿Quieres comentarnos tu experiencia? Te esperamos en los comentarios.

En GSP estaremos encantados de atenderle y resolver sus dudas